la voz del padre, la voz de la madre
seguido de Recuerdos de la tía Conchin
Lucia Boned Guillot

En el año 1939 mi abuelo estuvo preso en la cárcel de Montjuïc. Mi abuela se mudó a Barcelona para estar cerca de él. Durante ocho meses se comunicaron con unas notitas que entraban y salían de la cárcel escondidas entre la ropa o en la comida. La primera vez que las leí no pude dormir en toda la noche y a la mañana siguiente le dejé una nota a mi padre en el banco de la cocina. Todas las notitas estaban dentro de un sobre en el que pone «Miniatura». 

Libro (11 x 18,5 cm)
Páginas: 80
Idioma: castellano
ISBN: 978-84-121933-0-5
TEMP01
Segunda edición ampliada

Empieza a leer
Descarga la ficha

︎ 12 
︎Añadir al carrito

Disponible